No te olvides de Mi ley!

No te olvides de mi Ley

Prov. 3:1. “Hijo mio no te olvides de mi ley”

Me llamó la atención mientras estudiaba el antiguo testamento como el libro de levítico no es mas que un recordatorio de las leyes de Jehová, que Dios le pidió a Moisés que hiciera para los mas jóvenes y las nuevas generaciones.

Mirando nuestro mundo y sociedad pensaba que no nos haría nada mal que se nos recordara cual es la ley de Jehová para no pecar contra el, ya que no solo podemos decir que la hemos olvidado, sino que muchos ni siquiera la conocen. Lo bueno es que aunque no tengas un Moises que nos la enseñe si contamos con la palabra de Dios para entender la ley y los planes de Jehova para sus hijos. Miremos que dice la biblia acerca de la ley de Jehova…

Es Buena: Salmo 19:7.”La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo”. Dios no nos esta pidiendo cosas para dañarnos los panes, aunque a veces no entendamos su ley, esta siempre será perfecta. Si Dios nos dice que no hagamos esto o que hagamos lo otros es con un proposito pero a veces nos creemos mas sabios que Dios y terminamos por hacernos necios.

Meditar en Ella todo el tiempo: Josue 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”. TODO EL TIEMPO, habla de constancia, indeferente a mis cirscunstancia o estado de ánimo. Si la palabra dice todo el tiempo no nos creamos lo mas inteligentes haciendo nuestras propias interpretaciones, es todo el tiempo, si quieres que te vaya bien; medita en la palabra, si deseas hacer prosperar tu camino; medita en la palabra, si anhelas acerte sabio; medita en la palabra de Jehova.

No Olvidarla: Deut. 11:18 “Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos”. Yo tengo mala memoria para las fechas, todos los años yo olvido el cumpleaños de mi mejor amiga y hemos sido amigas por mas muchisimo tiempo, asi que me toca escribirlo en el calendario, poner notas por todas partes y alarmas en el celular, y asi evitar que ella se ponga triste cuando lo olvido. El señor nos esta diciendo que hagamos lo que sea para recordar sus leyes, dice escribelas en tus manos, pontelas como frontales en tus ojos y si esos fallan asegúrate que esten escritas en tu corazón porque de ahi no se borra nada.

Cumplirla a cabalidad: Josue 1:8 “Para que hagas conforme a lo que en ella esta escrito”. Desconozco quien propagó la idea, que nos era posible seguir a Dios a “mi manera” pero eso no es lo que dice la palabra de Dios. Si meditamos en la palabra de Dios es para hacer conforme El nos pide y para que su propósito se cumpla a cabalidad en nuestras vidas, entonces todo nos saldrá a bien.

Aveces pensamos que eso de meditar en la palabra y memorizarla y tenerla presente eso no es para nosotros, pues esta es la época de pasarla rico, disfrutar y preocuparme porque voy a hacer el fin de semana, sin embargo debemos tener en cuenta que todos los dias estamos tomando decisiones importantes que afectaran nuestra vida y si no tenemos la ley de Jehová en nuestros corazones no tenemos fundamento para hacer lo correcto. Proverbios 3:1 no se dirige a quienes no conocen a Dios, sino a nosotros sus hijos, quienes no podemos vivir en bendición sino conocemos su ley y cumplimos sus mandamientos.

Deuteronomio 11:28 “He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición, la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido”. Es tu decision, recuerda; libre albedrio. Ruego a Dios porque escojamos la bendición que es seguir la ley de Dios tal y como esta escrita.


Dilean Canas

 

www.cvclavoz.com

0 comentarios

El hombre de la mano seca.

“Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?” Mateo 12:10

La Biblia nos relata la historia de este hombre, del cual no sabemos demasiado. Simplemente que tenía una mano enferma, la expresión utilizada es que esa mano estaba “seca”.

Una de las maneras de interpretar la palabra seca, es relacionándola con la falta de fruto y hasta con la muerte, cuando por ejemplo decimos: esa planta se está secando.

Digamos que este hombre tenía un área de su vida en necesidad, hacía falta el toque sanador de Jesús para restaurar el normal desenvolvimiento de su mano.

¿Cuántas personas podrían estar en la misma situación? Tal vez, no necesariamente teniendo una mano con problemas, sino que tienen áreas de su vida, que se encuentran secas, áridas y sin fruto, que parecen muertas aunque no lo están. Hay personas muy exitosas en lo profesional y /o laboral, pero que experimentan un área seca en lo relacionado con los sentimientos.  Y aunque parecen fuertes y con toda la apariencia de un ganador, íntimamente sienten la insatisfacción de no poder desarrollar su parte afectiva.

Quizás en otro extremo, se ubica un grupo de personas que tienen una gran facilidad para socializar y las relaciones, pero ven que no prosperan económicamente, pese a los descomunales esfuerzos que realizan, mientras que hay quienes experimentan sequedad en el área espiritual. Algunos, que aun habiendo conocido a  Jesús, ven que no pueden dar fruto y otros que han comenzado bien y con mucho entusiasmo pero se fueron secando y ya no sirven al Señor con el fervor y el entusiasmo que lo hacían en otro tiempo.

Finalmente, el hombre de la mano seca, tuvo un encuentro con Jesús y El lo sanó; la enfermedad instantáneamente se fue.

¿Hay algún área en tu vida que consideres “seca” o que no da fruto? ¿Está tu vida espiritual secándose? Riégala hoy retomando la oración, entrégale a Jesús, esa parte de tu vida que parece estéril, deja que el obre y verás como la salud vuelve a tu cuerpo, deja que Él intervenga en tu vida sentimental y también sanará esa área. ¿Trabajas mucho y no ves el fruto de tanto esfuerzo? Permítele a Jesús intervenir para que seas prosperado. 

Daniel Zangaro

 

www.cvclavoz.com

 

0 comentarios

NO DESISTAS

Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Juan 5:5-6


Cuando leía este pasaje bíblico, venían a mi mente, tantas personas que se encuentran en situaciones parecidas. A veces los escuchamos hablar, con cierta dosis de resignación frente a la adversidad, debido al tiempo transcurrido sufriendo una prueba. En este caso el paralítico llevaba 38 largos años de enfermedad.

En ese tiempo, cuantas cosas habrá intentado, cuantas veces habrá concurrido al estanque de Betesda en busca de su sanidad. Cuantas otras, volvió con un sentimiento de frustración y fracaso a su casa, llevando a cuesta su enfermedad.

En este caso, Jesús mismo se encuentra con él, la sanidad estaba delante de él pero su historia de enfermedad y fracaso, no le permitía ver la bendición que estaba a punto de obtener.

Simplemente ante la pregunta de Jesús, sobre si quería ser sano, el paralítico responde: No tengo nadie que me meta en el estanque….

A veces nuestra propia historia, se transforma en el primer impedimento, para activar nuestra fe y recibir un milagro.

El paralítico estaba enfocado en lo que le faltaba, en largos años de dolor y frustración, pero delante de él, estaba Jesús, la fuente de vida y sanidad.

Jesús simplemente le dijo: “Levántate, toma tu lecho, y anda”. Y el paralítico fue sano.

Cuantas veces tenemos reacciones parecidas frente a la prueba, pensamos que serán para siempre, tenemos justificaciones válidas de porqué no alcanzamos respuesta de Dios. Pero El está ahí frente a nosotros, dispuesto a cambiar cualquier realidad.

En ocasiones, estamos a punto de desfallecer porque no vemos ni siquiera un indicio de que algo cambie, pero tal vez estamos a centímetros de recibir un precioso milagro de parte de Dios.

Te animo en este día, que cambies tu mirada, que ya no esté puesta en las veces que intentaste y fracasaste, o en el pasado doloroso, sino en el mismo Jesús, quien está contigo para darte una vida abundante.

No desistas, tu milagro puede estar tan cerca… a la distancia de una oración.

Daniel Zangaro

 

www.cvclavoz.com

0 comentarios

Comuniquese con M.I.S. El Bolsón con el formulario de abajo. Gracias!

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.


Disculpe las molestias!!!

La pagina aun esta en construccion!!!


miselbolson@hotmail.com